Casa Museo Salvador Dalí

mbCDQ | 22 Mar 2017

Cadaqués y Dalí

Salvador Dali no nació en Cadaques pero fue durante casi toda su vida sin duda el pueblo más cerca de su corazón.

Su abuelo paterno había nacido en una casa detrás de la iglesia de Santa María en el casco antiguo de Cadaques. El padre de Salvador Dalí era un conocido notario en Figueres, ciudad principal del Alt Emporda y lugar de nacimiento del artista, pero la familia mantenía una segunda residencia en Cadaqués donde solían veranear. Existen unas fotos de un jovencísimo Dalí tomando un café junto con su hermana en la terraza de la casa familiar que estaba ubicada en la playa de Llané Gran. la casa también aparece en algunos de los primeros cuadros de Dalí.

Dalí y Port Lligat

casa salvador dalí, cadaqués, port lligat, españaEn 1948, después de una estancia en Nueva York, Dalí se instaló en Port Lligat, dentro de la municipalidad de Cadaqués pero un poco apartado del pueblo principal. Allí encontró los elementos que buscaba: mar, luz, tranquilidad y inspiración. Era su lugar en el mundo y a la vez su lugar 'fuera' del mundo, donde tenía la libertad de desarrollar su peculiar visión y estilo.

Cuando llegó Dalí, Port Lligat no era nada más que una pequeña colección de cabañas de pescadores. La verdad es que incluso con la llegada de Dali no cambio mucho, solo que con los años Dali iba comprando las baracas que lindaban con la suya para convertirlas en la casa grande y excéntrica que hoy podemos disfrutar.

La casa museo

La casa de Dali se ha mantenido tal y como fue cuando la dejo Dali por última vez. Se nota claramente que era originalmente un conjunto de casas humildes. Las salas y habitaciones son pequeñas y conectadas entre si de una manera tan irregular que cuesta un poco al visitante orientarse. Las ventanas dan casi todas hacia el este y el mar.

En cuanto a la decoración, se sorprenderán tal vez los animales desecadas. Nada más entrar, en el recibidor, los visitantes se ven las caras con un gran oso polar alzado sobre sus patas traseras y con una lámpara en la mano. Así se entiende que no estamos en una casa cualquiera. Pero por mucho que el dueño antiguo fuera el rostro más conocido del surrealismo, la casa no dejaba de ser un hogar y por lo tanto tiene mucho en común con otras casas rusticas de la época: hasta los muebles son más prácticos que de ostentación, aunque se nota claramente el estilo de los años 60 y 70.

La zona de la piscina con estatuas griegas y figuras de la marca parella añaden un toque marcadamente Kitsch. En el jardín, seca y con sus propios olivos se erigen varias esculturas de la artista, entre ellas un huevo enorme, un simbol favorito del artista.

Visitantes famosos

Por la casa de Dali pasaba una verdadera legión de las estrellas 'A' de la época, o mejor dicho 'de las épocas', ya que la fama de Dali duraba toda su vida. Hoy, en la que fue el vestidor de la casa están expuestas algunas de las fotos de los famosos invitados, que van desde príncipes hasta actores y escritores.

Las visitas

Al ser muy pequeña no podemos entrar y circular libremente por la casa. Todas las visitas se hacen en grupos muy reducidos y son guiadas (cada zona de la casa tiene un guía).

Hay que reservar

Para las visitas hay que reservar de antemano. Fuera de la temporada alta suele bastar con presentarse por la taquillera y esperar a la próxima visita. En temporada alta todo es un poco más complicado y conviene llamar al menos el día anterior para pedir hora. El número para reservas es el 972 251 015 y le pueden entender en inglés, francés, castellano o catalán.

Como llegar a la casa de Dali

Con coche

La mejor manera de llegar en coche es por la zona de Sa Guarda. Nada más llegar en Cadaqués, hay que dar casi toda la vuelta a la rotonda en la entrada del pueblo y coger la Carretera de Port LLigat que sube y da la vuelta del pueblo por arriba, evitándose así entrar en el centro del pueblo.

Está bien señalizada. solo hay que seguir hasta la primera cruce importante (a 1 km) donde giramos a la izquierda para entrar en la Carretera de Cap de Creus. Salimos del pueblo pasando por el pabellon de deportes y dentro de 1.5 km nos encontramos encima de Port Lligat. giramos a la derecha y bajamos hacia el mar. En verano cabe coger el primer aparcamiento que se encuentra en la calle, pero en temporada baja se puede acercarse casi hasta la misma playa de Port lligat y aparcar en la calle o entrar en el parking gratuita detrás de la playa.

Se puede llegar A Port Llligat también por la calle que baja desde el cementerio de Cadaques. Es una calle estrecha y luego hay un tramo de tierra de unos 200 metros detrás de la playa hasta cruzar al otro lado de la pequeña bahía donde se puede aparcar (tanto en el parking como en la misma calle)