Guí­a de las zonas de Cadaqués

mbCDQ | 22 Mar 2017

Cadaqués es reconocido como uno de los pueblos más bonitos de España. Situado entre la estrecha bahía de Cadaqués y las montañas de la costa, tiene una forma peculiar, es mucho más largo que estrecho. Si en otras partes de la Costa Brava los pueblos miran hacia el mar, Cadaqués parece hacerlo al revés, ya que cada hermosa panorámica tiene al pueblo como protagonista. El lado oriental mira hacia el lado oriental, que le devuelve la mirada, y las dos partes gozan de vistas muy bonitas del casco antiguo y de la iglesia de Santa María, con las montañas como imponente telón de fondo. No es de extrañar que un pueblo tan narcisista fuera la base durante muchísimos años de un artista tan obsesionado consigo mismo como Salvador Dalí.

A continuación repasamos las diferentes zonas del pueblo y sus alrededores.

El centro neurálgico: Passeig, Casino, Platja Gran y 'La Felipa'

En la actualidad, el centro neurálgico del pueblo es el Passeig y sus alrededores. Aquí, en la plaza tenemos la concentración más importante de restaurantes. Ojo, que el Passeig es también donde se organizan los mercadillos de artesanía y los conciertos nocturnos que tienen lugar durante las numerosas fiestas locales. Si buscas tranquilidad, no es el lugar más adecuado. Al lado de la Riera y a diez metros de la playa, se encuentra el Casino, edificio imponente y blanco, como si fuera una tarta de boda cuadrada, es el bar más popular de Cadaqués y toda una referencia para los lugareños.

El Casco antiguo

Es la zona más antigua del pueblo. Aunque sus murallas desaparecieron hace mucho tiempo, sus callejuelas y casas de pueblo se mantienen muy bien conservadas, tal vez mejor conservadas que en cualquier otro pueblo de la Costa Brava. Con la iglesia de Santa María como punto más elevado, el casco antiguo parece sacado de una postal, con sus calles de pavimento de pizarra y edificios blancos cuyas paredes se llenan de color en primavera cuando las buganvillas se despiertan y buscan el sol. En el casco antiguo se pueden encontrar a la mayoría de los artistas y galerías del pueblo. También cuenta con una bonita selección de tiendas independientes con artesanía y ropa con un marcado estilo 'cadaquesenc'.

Es Poal y Es Pianc

La playa de Es Poal es popular entre muchos aficionados a la pesca que dejan aquí, sobre las piedras de la playa, sus pequeños y pintorescos barcos blancos. Detrás de la playa hay un pequeño pero interesante número de bares y tiendas de ropa. Si no tienes prisa (¡y esperamos que no!), siéntate en la terraza de la MF Enoteca y prueba uno de los vinos de su propia bodega, Martín Faixo. La Enoteca también es un buen punto de partida para ir caminando a la Casa-Museo de Salvador Dalí en Port Lligat. Coge la calle Miranda que sube desde el lado derecho de la Enoteca. Para llegar a Port Lligat son 15 minutos a pie, aunque ten en cuenta que los primeros 500 metros son muy empinados. Si eres amante del arte merece la pena volver a Es Poal por la tarde/noche cuando están abiertas las galerías en la Horta de Sanés, la calle paralela a la calle Miranda.

A 200 metros de la playa Es Poal está la playa de Es Pianc. Un poco más grande que su hermana, tiene algo más de arena que su vecina gracias a las tormentas de los últimos años. Aquí es fácil la entrada en el agua, aunque el espacio para nadar es limitado. Situado detrás de la playa se encuentra Playa Sol, hotel de cuatro estrellas cuyas habitaciones ofrecen algunas de las panorámicas más bellas de Cadaqués.

Sa Guarda

Es la zona residencial que se halla en la parte más elevada del pueblo, desde este lugar se pueden contemplar el pueblo y la bahía de Cadaqués. Sa Guarda es un buen lugar para empezar una caminata por los muchos caminos del parque natural de Cap de Creus. A nivel práctico, aquí se encuentra también la segunda farmacia del pueblo.

Portdoguer

Los amantes del arte reconocerán la zona de Portdoguer sin haberla visitado nunca antes. Es el tema principal de uno de los cuadros más conocidos de la obra temprana de Salvador Dalí. Si bien hoy en día ya no caminan por la Riba de Pitxot las mujeres del pueblo con las mercancías sobre la cabeza (hoy se trasladan en motos mucho menos serenas) la zona es en los demás sentidos similar a cuando se sentó a pintarlo aquel joven tan peculiar que estaba destinado a convertirse en uno de los artistas más conocidos de todos los tiempos.

Entre Portdoguer y Platja Gran (la playa principal de Cadaqués) está el imponente ayuntamiento al que se llega subiendo por unas precarias escaleras (sobre todo si tienes algo de vértigo) desde la Riba. Abajo quedan algunos vestigios de los antiguos muelles, desde los cuales se realizaba un importante comercio con América Latina, sobre todo Cuba.

Ros y Ses Oligueres

Damos más datos sobre las playas de Ros y Ses Oligueras en otro apartado (LINK) así que en esta sección solo cabe destacar que esta zona es una zona residencial bastante tranquila. Se encuentra a 10 minutos caminando desde el centro de Cadaqués, a salvo de las grandes aglomeraciones de visitantes que suelen inundar las zonas más céntricas. Existen dos chiringuitos populares en Ses Oligueras y otro escondido detrás de la playa Ros.

Perefet & S'Arenella

mar mediterraneo cadaques sol agua casa

Si pasamos por las playas de Ses Oligueres y Ros y seguimos saliendo del pueblo, nos encontramos primero con la playa de Perefet.  Comparte una pequeña peninsula con la playa de Ros, pero su orientación es al revés.  Da hacía el sureste y por lo tanto es la playa perfecta cuando sopla una tramuntana fuerte.  

De poca profundidad, cuando no hay viento el mar aquí parece una piscina, aunque para entrar en el agua hay que tener cuidado siempre con las rocas deslizantes y los erizos.  

Unos 200 cientos metros más lejos, nos quedamos sin camino, no por ninguna negligencia del ayuntamiento sino por el simple hecho de que ya se acaba la tierra y nos enfrentamos al mar Mediterráneo.  

A escasos metros de la costa tenemos la isla de S'Arenella, antigua fortaleza del ejercito español y hoy hogar de una colonia muy numerosa de gaviotas.  A su lado, un poco más mar a dentro, se erige la imponente roca de es Cucurucuc, todo un icono del pueblo, y protagonista de miles de fotos de la zona. 

Llané

La playa de Llané Gran es tal vez la mejor de Cadaqués. Una mezcla de piedras y arena, se puede entrar fácilmente al agua y la playa está resguardada de casi todos los vientos. Algo poco habitual en el pueblo.

Las calles empinadas que suben desde la playa mantienen a salvo de las miradas curiosas algunas de las zonas residenciales más cotizadas del pueblo. En Llané también encontramos la antigua casa de los padres de Dalí que, posteriormente, pasó a ser propiedad de la hermana del artista, y una estatua dedicada a Federico García Lorca que visitó la zona durante los años que compartió con su amigo Dalí en la Residencia de Estudiantes en Madrid.

Es Caials

A un kilómetro del centro de Cadaqués se encuentra la zona de Es Caials. Es una zona residencial donde no encontrarás ni bares ni restaurantes. La playa del mismo nombre es muy popular entre las escuelas de buceo locales y suele haber muchos buceadores practicando en sus tranquilas aguas. Para los nadadores de aguas abiertas impresiona entrar en la bahía y ver a decenas de buceadores en el fondo del mar.

El lado más oriental de Es Caials da a la bahía de Port Lligat donde se encuentra la casa de Dalí y la isla de Port Lligat, separada de la península por un estrecho y una lengua de agua poco profunda. Visitantes que midan más de 180cm podrían cruzar andando (siempre que lleven sus cosas sobre la cabeza) pero recomendamos pagar la pequeña tarifa que pide el barquero Juanito para trasladar a los visitantes. Juanito es uno de los personajes más queridos del pueblo y el corto viaje en su barca es una experiencia 100% 'cadaquesenc'. Para los que quieran visitar la casa de Salvador Dalí desde Es Caials se puede llegar en 15 minutos a Port Lligat siguiendo el camino de la ronda. No es la forma más directa, pero es un paseo muy agradable.