Cadaqués en Francia

Hugo García Pérez | 06 Aug 2016

Llega el verano y Cadaqués se transforma. El pueblo parece otro escenario. Caras nuevas, más coches, más motos, playas llenas… Pero sobretodo el cambio más radical – y te das cuenta de que es verano – es cuando el idioma más escuchado en la calle y en las terrazas de los bares es el Francés. En Julio y Agosto, Cadaqués, es parte de Francia – aunque sea de manera simbólica- . Pero imaginaros que realmente fuésemos parte del país vecino. ¿Cambiaria algo? ¿Sería mejor? ¿o peor? Bien, estas preguntas a priori pueden sonar estúpidas – probablemente lo son- pero reflexionemos.

Después de estar viviendo un tiempo en París, pasarme tres semanas en la Côte d'Azur y visitar de nuevo Colliure, puedo confirmar – y es mi opinión- que si Cadaqués estuviese en Francia, algunas cosas serian diferentes. Unas buenas y otras malas. Empezando por la limpieza. Vallbone, Gras, Cannes… y sin ir tan lejos, Colliure, están prácticamente impecables. Casi ni un papel en el suelo, pocas colillas… lo que viene siendo sitios limpios – a parte de bonitos-. Y la pregunta es; ¿Por qué estos sitios están tan limpios y Cadaqués no? Fijándome e investigando, me di cuenta que no es porque los ayuntamientos invierten más medios en la limpieza del sitio –que también- si no que gran parte de la “culpa” la tiene la gente. La gente es limpia, este es el motivo, si. Cuando acaban de fumarse el cigarro las colillas van directamente a la papelera más cercana – Hay muchas más que aquí, eso si-, lo mismo pasa cuando alguien acaba de comer o beber algo, todo bien limpio y a la papelera. Al principio alucine, pero luego me asuste por haber pensado que el hecho de tirar la “porquería” a la basura era revolucionario. Dice mucho de nuestra cultura y de lo que vemos aquí día si día también.

Otra cosa que nos diferencia de los pueblos o ciudades bonitas del país vecino, son los mercados semanales. Esto ya lo sabía antes de visitarlos. Hace mucho tiempo que mis amigos Franceses ponen caras extrañas cuando ven el mercado en una riera llena de grafitis. En los pueblos más bonitos de Francia, así como en la capital, todos los mercados se hacen en el centro del pueblo o ciudad. Normalmente en sus plazas principales. El motivo que dan todos los alcaldes de estos sitios es el siguiente; “Los mercados, a parte de para vender y hacer dinero, sirven para que los habitantes del pueblo se socialicen y tengan un punto de encuentro. Lógicamente también con los turistas” este es el motivo que me dan. Y me parece un argumento muy sólido. Me gusta el punto de vista. En algunos de estos sitios –no todos- el empresario, artesano… que vende su producto paga una cifra mínima. Los ayuntamientos no pretenden “hacer dinero” con los mercados. ¿Es posible que el mercado del Lunes -en Cadaqués- se haga en el passeig?

Y como último ejemplo –Por todo lo demás o casi todo, es mejor estar donde estamos- los arboles. Quien ha visitado Francia sabrá que el respeto por la naturaleza y sobretodo por los arboles nada tiene que ver con el respeto que se le tiene en Catalunya o en el resto de España. Los arboles – que forman parte de estos pueblos- dan gusto. Están bien cuidados y sobretodo respetados. Estamos tan cerca pero nos diferencian tantas cosas… Lo ideal sería que cogieran las cosas buenas que tenemos nosotros –que son muchas- y nosotros hiciésemos lo mismo con ellos.